En voz alta

Hace un mes

Posted on

Hace un mes empezamos este curso y yo comentaba que mi nivel competencial según la rúbrica de David Álvarez estaba entre los puntos dos y tres más hacia el dos. Pasado esta mes, a grandes rasgos, creo que ahora puedo estar más hacia el tres. ¿Esto significa que he avanzado poco? Puede ser, pero yo creo que no. Bajo mi punto de vista he avanzado tanto en la teoría como en la práctica.
En lo que a la teoría se refiere en este momento entiendo la necesidad y la utilidad de definir mi identidad digital que al comienzo del curso no tenía tan clara. También veo que es difícil intentar separar lo personal de lo profesional e incluso las ventajas de no hacerlo, aunque esa línea fina que los separa puede dar lugar a conflictos.
En la práctica he visto la utilidad de todas esas herramientas con las que he configurado mi PLE y las que me han ayudado a tomar parte de un PLN junto con mis compañeras de grupo.
En el futuro yo limitaría mi PLE al blog y Twitter. El blog como herramienta para trabajar contenidos con algo más de profundidad. Twitter para estar conectado con el entorno profesional y para comunicarme con alumnos y compañeros. Como almacén de recursos creo que el más interesante Pinterest y para seguir y filtrar noticias Delicious. Para el trabajo en grupo me ha parecido interesantísimo todo el mundo de Google.
Como dijo Machado “se hace camino al andar…”. Tenemos las herramientas, empieza el camino.
Saludos

Anuncios

Seguimos con el PLE

Posted on Actualizado enn

Esquema
Esquema

He de confesar que mi PLE lo he creado para este curso. Hasta ahora he utilizado Moodle para los cursos que he impartido y como herramientas de apoyo blogs y wikis. Tuve un marcador hace años, creo que era Delicious pero deje de utilizarlo y actualmente cuando algún blog o sitio web me interesa lo guardo en las bookmarks de Mozilla Firefox que es el navegador que utilizo habitualmente.
Dicho esto, queda claro que el PLE que he configurado es el que el tutor nos ha indicado en las distintas actividades del curso.
Resumiendo, he abierto un blog en WordPress, posteriormente cree un perfil en Twitter, he creado varias direcciones de gmail, una primera que hice me dio problemas, gracias a esta dirección he accedido a todos los servicios de Google y he utilizado Hangout, Google Docs, Google Drive y Site. Aparte de esto tengo, como se ve en el esquema, dos espacios más, uno, en Diigo, y el otro, en Pinterest. Por cierto, este último lo abrí la semana pasada y casualmente mi primera acción que fue colgar una frase de Nelson Mandela que me pareció maravillosa: “Education is the most powerful weapon which you can use to change the world”.
De mi PLE tengo que decir varias cosas, de entrada que Diigo no me ha gustado nada, creo que lo cambiare por otro, el resto de espacios que he abierto me parecen bastante útiles aunque opino que la gestión que requiere tener tantos frentes abiertos puede ser complicada en el día a día.

Dentro y fuera del aula

Imagen Posted on

aula2

Dentro y fuera del aula

No es algo nuevo que el aprendizaje de una lengua requiere un esfuerzo mayor al que se realiza de forma presencial en aula.

Los alumnos y alumnas de lengua, cuanto mayor sea la motivación mayor será la inversión de tiempo, hacen ese esfuerzo añadido con lecturas, audiciones y, en los casos en que resulta posible, conversaciones con hablantes nativos.

Los enseñantes hemos resuelto este problema durante años mediante los famosos deberes para casa que corregíamos al comienzo de la siguiente clase.

Hoy en día contamos con ese otro aula, el aula, podríamos llamarlo, ese extenso aula que nos abre el mundo de las tecnologías, a las que no sé si calificar de nuevas.  Han pasado ya unos años desde que Internet irrumpió en los cursos de idiomas.

El debate, sin embargo, continúa latente. Pocos enseñantes quedan en este momento que en menor o mayor medida no introduzcan a diario alguna actividad que requiera el uso de estas tecnologías, sigo resistiéndome a llamarla nuevas. Aunque la afirmación anterior está cerca de la realidad, repito: el debate sigue ahí.

La velocidad de los cambios ha chocado de frente con la lentitud con la que se mueve la maquinaria de la enseñanza. Desde hace años la generación de profesoras y profesores a la que pertenezco, esos que rondamos el medio siglo, sí los que hemos llegado a la mitad de nuestra vida, hemos intentado asimilar todos los cambios que a ritmo vertiginoso nos llegaban día a día. Pero, creo que en nuestro entorno estamos en un momento crítico el que todo puede pasar. Son tantas las novedades que tenemos que aprender e incorporar a nuestro trabajo que corremos el peligro de quedar definitivamente descolgados y pasar de la busque da de una identidad digital al reencuentro con nuestro ser analógico más puro.

Continuara….